¿Cuál es la temperatura ideal para cada ambiente?

Como cada año, las temperaturas exteriores comienzan a subir, enciendes el aire acondicionado y es el momento de preguntarte: ¿a qué temperatura debo poner mi aire acondicionado en verano? ¿cual es la temperatura ideal para cada ambiente? La respuesta es: el punto óptimo para que los acondicionadores de aire o la calefacción equilibren el ahorro de energía y la comodidad cuando las personas están en casa y necesitan refrigeración o sensación de no frío. Pero en realidad, esta es una pregunta que no tiene una respuesta universal.

Encontrar la temperatura correcta para cada hogar requerirá ciertos ensayos con diferentes configuraciones. También requerirá valorar si estás más interesado en lograr facturas de electricidad más bajas, niveles de comodidad más altos o un equilibrio de ambos. Otros factores que pueden afectar la mejor temperatura para el aire acondicionado en tu hogar incluyen la cantidad de personas, la actividad física de éstas y factores exteriores como el grado de humedad, la cantidad de luz solar directa, la cantidad de ventanas, la circulación del aire, etc. En última instancia, la mejor temperatura de aire acondicionado para tu hogar es la que hace que tu familia se sienta cómoda con los costes que podáis asumir sin agobios.

Cuando el calor y la humedad te hacen sudar, la tentación es encender el aire acondicionado para aliviar esa sensación. Pero hay un precio a pagar por toda esa comodidad adicional. Quieres ahorrar dinero, por lo que subes el termostato varios grados y el ciclo comienza de nuevo. ¿Te resulta familiar? La clave está en encontrar ese equilibrio entre comodidad y ahorro.

Se puede considerar que la temperatura ideal en verano para garantizar confort en un espacio interior oscila entre 23 y 27 ºC. Hay que tener en cuenta que la diferencia de temperatura respecto al exterior no debe superar los 12 grados, para evitar el shock térmico. 

¿Cómo debe ser la temperatura de mi termostato cuando me voy?

Una forma sencilla de reducir la factura energética es tener una temperatura más alta en el termostato cuando no hay nadie en casa. Si bien podría pensarse que es mejor apagar el aire acondicionado, en realidad es mejor ajustar la temperatura varios grados más, entre 7 y 10 grados. Al instalar un termostato programable y hacer este ajuste, puedes ahorrar potencialmente hasta un 10 % en tu factura.

Apagar completamente el sistema podría costarte más dinero debido a la energía adicional que se necesita para enfriar tu hogar de nuevo.

Otro hábito a evitar cuando se busca la mejor temperatura es configurar el termostato en una temperatura más fría para enfriar la casa más rápidamente después de haber estado fuera. Tu ambiente no se enfriará más rápido, sino a la misma velocidad, pero funcionará por más tiempo hasta que alcance la temperatura más baja. A la larga, ese enfriamiento adicional puede resultar en un gasto innecesario. Lo mejor es usar un termostato programable o incluso un termostato inteligente y configurarlo para que aumenten automáticamente la temperatura cuando estés fuera y restablecer el sistema a una más fresca cuando regreses. Con un termostato inteligente, puedes ajustar la configuración donde quiera que esté, usando un dispositivo conectado como un teléfono inteligente o una tableta.

¿Cuál debe ser la temperatura ideal de mi aire en invierno?

La temperatura ideal de calefacción está entre los 19 y 21ºC. Programar la temperatura por encima de estos valores llevará a un mayor consumo de energía y a la falta de confort térmico, pues llevará a factores como el sobrecalentamiento de habitaciones y la sequedad del ambiente.

Al igual que con el aire acondicionado en invierno, el uso de termostatos para calefacción ayuda a conseguir una temperatura óptima en los días fríos. Es importante garantizar unos niveles adecuados de humedad y de circulación del aire, sin restar importancia a ventilar las estancias para tener una óptima calidad del aire.

¿Cuál debe ser la temperatura ideal en el trabajo?

Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo la temperatura ideal en el trabajo oscila (correspondiente a verano e invierno) entre los 17 y los 27 ºC cuando se realizan trabajos sedentarios y entre los 14 y los 24 ºC cuando el trabajo necesita actividad física. Además no sólo hay que tener en cuenta la temperatura. Para alcanzar un mejor confort térmico también debemos intervenir en factores como el grado de humedad y la circulación del aire.

¿Cuál es la temperatura ideal en cada ambiente de mi aire acondicionado para dormir?

Aunque 23-27 ºC es buena temperatura para el ahorro de energía y el confort cuando estamos en casa y despiertos, no es la ideal para dormir. De hecho, las temperaturas del dormitorio que son demasiado calientes o demasiado frías pueden provocar una noche inquieta. Una recomendación general es que la temperatura óptima para dormir es entre 18 y 22 ºC y dos más para el caso de bebés, independientemente de la estación exterior:

  • Para ayudar a  garantizar una mejor noche de descanso, vuelve a configurar tu termostato antes de acostarte, dejando tiempo suficiente para que la temperatura del dormitorio se ajuste a este nivel.
  • Si tienes un termostato programable, lo mejor es programarlo para que reduzca automáticamente la temperatura en las horas en que normalmente duermes.
  • Si funciona y la temperatura exterior lo permite, intenta abrir algunas ventanas. Este método ofrece una opción más eficiente desde el punto de vista energético, pero menos precisa para lograr los 18-22ºC. Asegúrate de cerrar las ventanas por la mañana para sellar el aire más fresco.

Estas recomendaciones sobra la temperatura ideal para cada ambiente, son para un adulto. Ten en cuenta que los bebés y los niños pequeños deben estar en habitaciones con una temperatura ligeramente más alta, sobre dos grados, para garantizarles un mejor sueño.

5/5 - (1 voto)

Llámanos ahora

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad